Los Equipos de Trabajo

22 de octubre de 2009


Pocas tendencias han influido tanto en los puestos de los empleados como el movimiento masivo para introducir equipos en el sitio de trabajo. El cambio de trabajar solo a trabajar en equipo requiere que los empleados cooperen unos con otros, compartan información, enfrenten las diferencias y sublimen sus intereses personales en aras del bien del equipo.
Se ha encontrado que los equipos de alto desempeño tienen características comunes. Tienden a ser pequeños. Contienen personas con tres tipos diferentes de habilidades: técnicas, de solución de problemas y toma de decisiones e interpersonales. Han vinculado correctamente a las personas con los diversos papeles. Estos equipos tienen un compromiso con un propósito común, establecen metas especificas y tienen el liderazgo y la estructura que les proporciona enfoque y dirección. También se sienten responsables, tanto a nivel individual como de equipo, de tener sistemas de evaluación y recompensa bien diseñados. Por último, los equipos de alto desempeño se caracterizan por una gran confianza mutua entre sus miembros.
Puesto que las organizaciones y sociedades individualistas atraen y recompensan los logros individuales, es más difícil crear jugadores de equipo en este ambiente. Para hacer la conversión, la administración debe seleccionar individuos con las habilidades interpersonales para hacerlos jugadores eficaces de equipo, proporcionarles capacitación para desarrollar sus habilidades de trabajo en equipo y premiarlos por sus esfuerzos de cooperación.
Una vez que los equipos han madurado y se están desempeñando con eficacia, continúa el trabajo de la administración. Esto es así ya que los equipos maduros pueden estancarse y volverse complacientes. Los administradores necesitan apoyar a los equipos maduros con asesoría, orientación y capacitación, si es que los equipos han de continuar mejorando.



Resumamos los beneficios principales que, según los expertos, pueden resultar de la introducción de equipos de trabajo.

Mayor motivación de los empleados. Los equipos de trabajo destacan el involucramiento del empleado. Hacen que los puestos sean más interesantes. Ayudan a los empleados a satisfacer sus necesidades sociales. También crean presiones sociales sobre los holgazanes para que ejerzan mayores niveles de esfuerzo con el fin de permanecer con buena aceptación delante del equipo. En consistencia con la investigación sobre la facilitación social, es probable que los individuos se desempeñen mejor cuando están en presencia de otras personas.

Niveles más elevados de productividad. Los equipos tienen el potencial de crear una sinergia positiva. En años recientes, la introducción de los equipos en la mayoría de las organizaciones ha estado asociada con recortes en el personal. Lo que ha hecho la administración es utilizar la sinergia positiva para conseguir la misma producción, o mayor, con menos personal. Esto se traduce en niveles más elevados de productividad.

Mayor satisfacción del empleado. Los empleados tienen necesidades de afiliación. Trabajar en equipos puede ayudar a satisfacer esta necesidad, incrementando las interacciones de los trabajadores y creando camaradería entre los miembros del equipo. Aún más, las personas que forman parte del ambiente de un equipo satisfactorio enfrentan mejor la tensión y disfrutan más sus puestos.

Un compromiso común con las metas. Los equipos estimulan a los individuos para que sublimen sus metas individuales en favor de las del grupo. El proceso de desarrollar un propósito común, su compromiso con dicho propósito y el acuerdo de metas específicas combinado con las presiones sociales que ejerce el equipo dan como resultado una alta unidad de compromiso con las metas del equipo.

Una mejor comunicación. Los equipos autoadministrados crean dependencias interpersonales que exigen que los miembros interactúen considerablemente más que cuando trabajan solamente en sus puestos.
De manera similar, los equipos transfuncionales crean dependencias interfuncionales e incrementan la comunicación en toda la organización.

Mayores habilidades para el puesto. El establecimiento de los equipos casi siempre conlleva una mayor capacitación en cada puesto. Por medio de esta capacitación, los empleados fortalecen sus habilidades técnicas, de toma de decisiones e interpersonales.

Flexibilidad organizacional. Los equipos se enfocan en procesos, más que en funciones. Estimulan la capacitación transversal, de manera que unos miembros puedan desarrollar los puestos de otros, y la ampliación de las habilidades. No es raro que la compensación de los equipos se base en el número de habilidades que ha adquirido uno de los miembros. Esta ampliación de las habilidades aumenta la flexibilidad organizacional. Se puede reorganizar el trabajo y a los obreros asignados, según sea necesario para satisfacer el cambio de condiciones.

¿Siempre se logran estos beneficios con la introducción de equipos? ¡No! Por ejemplo, un estudio desarrollado por Ernst & Young encontró que la formación de equipos para investigar y mejorar productos y procesos conducía a un mejoramiento medible sólo en organizaciones que se estaban desempeñando pobremente en sus mercados en términos de las utilidades, la productividad y la calidad.* En las compañías con un desempeño medio, el estudio encontró que los resultados finales no se veían afectados por las actividades de los equipos. En las empresas de alto desempeño, la introducción de nuevos sistemas de trabajo, basados en equipos, en realidad disminuía el desempeño.
Existen factores, obviamente de contingencia, que influyen en la aceptación y el éxito de los equipos. Algunos ejemplos podrían ser las tareas que se benefician de la combinación de habilidades múltiples; cuando el mercado está dispuesto a pagar una prima por una calidad mejorada o innovación; con empleados que valoran un aprendizaje continuo y disfrutan de tareas complejas; y donde las relaciones obrero-patronales ya tienen una fuerte base de confianza mutua. No obstante, no podemos pasar por alto la realidad de que el movimiento de equipos tiene actualmente un gran ímpetu y refleja la creencia de la administración de que los equipos pueden tener éxito en una amplia gama de ambientes.

Fuente: "Comportamiento Organizacional" Stephen Robbinson"







3 comentarios:

Marcos dijo...

Me parece muy acertada tu aportación sobre los equipos de trabajo. Debería ser una tendencia a seguir en muchas empresas pero creo que no se apuesta de manera contundente y continuada.

Lic. María Victoria Gallerano dijo...

Es cierto lo que dices. Las empresas (al menos aquí en Argentina) están mas enfocadas a premiar el desempeño individual que el desempeño grupal. Lo que genera competencia en lugar de cooperativismo.

Mario dijo...

Creo que es así las empresas de este región premian el rendimiento individual por sobre el colectivo sin darse cuenta que en realidad el rendimiento colectivo es el que lleva al progreso porque si todo tiran para un mismo lado seguro que se va a progresar aprendí muchas cosas como esta este año en una conferencia que estuve en unos hoteles en barcelona espero haber aportado.
Saludos.