La Ventaja en coste y el efecto experiencia

28 de agosto de 2009


La ventaja competitiva que tiene una empresa adquiere su poder de mercado no solo por la presencia de un elemento de diferenciación, sino también por la presencia eventual de una diferencia de coste unitario en relación a sus competidores directos debido a una mejor productividad. En los sectores de fuerte intensidad en mano de obra, es decir, allí donde el valor añadido es elevado, se constata una tendencia a la reducción de los costes que corresponden al valor añadido, a medida que la empresa acumula experiencia en la fabricación del producto. Esta reducción de los costes proviene del hecho de que los obreros mejoran sus métodos de trabajo, la empresa adopta nuevos procesos de fabricación, perfecciona la concepción del producto, etc.


La observación de la existencia de este proceso de aprendizaje es debida a Wright (1936) y al equipo del Boston Consulting Group (1968) quienes hacia finales de los años setenta, verificaron la existencia de este efecto de aprendizaje en un gran número de productos diferentes y establecieron una ley, conocida bajo el nombre de ley de experiencia.

Enunciado de la Ley de la experiencia

“El coste unitario del valor añadido de un producto homogéneo, medido en unidades monetarias constantes disminuye en un porcentaje fijo y previsible cada vez que la producción acumulada se duplica.”

Causas del Efecto Experiencia

- Eficacia del trabajo manual. A fuerza de repetir una misma tarea los trabajadores se adiestran, mejoran, descubren atajos o procedimientos que contribuyen a aumentar su eficacia.

- La especialización del trabajo y de los métodos. La estandarización incrementa la eficacia de los trabajadores en el ejercicio de sus tareas.

- Nuevos procedimientos de fabricación. Las innovaciones de los procedimientos pueden ser una fuente importante de reducción de costes.

- Mejora del equipo de producción. Las actuaciones previstas por un equipo dado puede mejorarse de manera innovadora gracias a la experiencia acumulada.

- Modificación de los recursos utilizados. Con experiencia, el fabricante puede a menudo recurrir a recursos menos costosos. Por ejemplo, utilizar personal menos cualificado o recurrir a la automatización.

- Nueva concepción del producto. Una vez adquirido un buen conocimiento de las actuaciones consideradas, la empresa puede redefinir el producto de modo que se utilicen menos recursos.

Estos factores están todos bajo el control directo de la empresa. Forman parte de la política general de mejora de la productividad, que tiene por objetivo fabricar un mismo producto a un coste menor o fabricar un producto mejor a un coste equivalente. La experiencia “en si” no produce bajadas de costes, sino a lo sumo proporciona ocasiones de hacer bajar los costes. A la dirección de la empresa le corresponde aprovechar dichas oportunidades.











1 comentarios:

EL LIBREPENSADOR dijo...

Un buen sitio. Contenidos interesantes. Felicidades.