Autoadministración

3 de mayo de 2009

Las aplicaciones organizacionales de los conceptos de aprendizaje no se limitan al manejo del comportamiento de otras personas. Estos conceptos también se pueden utilizar para permitir a los individuos manejar su propio comportamiento y para que, al hacerlo, reduzcan la necesidad del control administrativo. A esto se le llama autoadministración.

La autoadministración requiere que un individuo maneje deliberadamente estímulos, procesos internos y respuestas, a fin de lograr resultados de comporta­miento personal. Los procesos básicos involucran la observación del comportamiento propio, su comparación con la norma y el premiarse a uno mismo si el comporta­miento satisface la norma.

De modo que, ¿cómo puede aplicarse la autoadministración? Para ilustrar este asunto, un grupo de trabajadores de un gobierno estatal recibió ocho horas de capa­citación en las que se les enseñaban habilidades de autoadministración. Luego se les enseñó cómo podrían utilizarse estas habilidades para mejorar su asistencia al trabajo. Se les instruyó en la forma de fijar metas específicas de asistencia al trabajo, tanto a corto como a mediano plazo. Aprendieron cómo contraer un compromiso de comportamiento con ellos mismos e identificar reforzadores que ellos escogie­ran. Por último, aprendieron la importancia de autocontrolar su comportamiento de asistencia y la administración de incentivos cuando habían logrado sus metas. El resultado neto para estos participantes fue un mejoramiento significativo en su asis­tencia al trabajo.


canarias noticias periodicos

registro de patentes

Libros en PDF Gratis

1 comentarios:

Mba mba dijo...

La autoadministración requiere, tal como tu lo mencionas, de una persona con gran equilibrio y amplios conocimientos. Esto es algo difícil de encontrar pero que existe.

Saludos.