Reducción de las diferencias de categorías o status

8 de abril de 2009

La premisa fundamental de los sistemas de gestión de alto rendimiento es que las empresas funcionan a un nivel más alto cuando son capaces de emplear las ideas, las habilidades y el esfuerzo de su personal. Pero ni los individuos ni los equipos se sentirán cómodos o estimulados para contribuir con sus ideas y su energía física si la empresa ha estado dando señales de que ni los unos ni los otros son valiosos o valorados. La mayoría de los sistemas de gestión de alto rendimiento tratan de reducir las distinciones de categorías que separan a los individuos y los grupos a la vez que hacen que algunos se sientan menos valorados.

Esto se logra principalmente de dos maneras: de forma simbólica, a través del uso del lenguaje y etiquetas, espacio físico y vestimenta; de forma sustantiva, con la reducción de las desigualdades salariales. Es fácil quitarle valor a la importancia de los nombres y el lenguaje en la forma en que los empleados se relacionan con su empresa, pero es un error hacerlo.

EL nombre “secretaria” suena como subordinado, mientras que “ayudante administrativo” suena más profesional,  y esto es algo que el personal prefiere. Las diferencias en la vestimenta también distinguen a un grupo de otro y por lo tanto, ayudan a inhibir la comunicación a través de las fronteras internas.

 La reducción de las diferencias de categorías estimula una comunicación abierta, necesaria en una empresa que alienta el aprendizaje y la adaptación.


Fuente "La Ecuación Humana" Jeffrey Pfeffer.

0 comentarios: