Política de Sueldos

5 de abril de 2009

Aunque los mercados laborales están lejos de ser perfectamente eficientes, es verdad que existe alguna relación entre lo que una empresa paga y la calidad de la fuerza de trabajo que atrae. El nivel de retribución es un mensaje para la fuerza laboral: están bien valorados o no lo están.

A veces los sueldos altos son una consecuencia del éxito empresarial más que su origen, pero las retribuciones altas también pueden producir el éxito económico.

La retribución contingente también ocupa un lugar destacado en la mayoría de los sistemas de trabajo de alto  rendimiento. Dicha retribución puede tomar diferentes formas, incluyendo la participación en ganancias, la participación en beneficios, la propiedad de acciones, el pago por habilidades o varias formas de incentivos individuales o de grupo.

Cuando los empleados son propietarios, actúan y piensan como propietarios. Sin embargo, la mera inclusión de programas de propiedad, si no está respaldada por la formación, la participación en la información y la delegación de responsabilidades, tendrá poco efecto sobre los resultados porque aunque el personal se sienta motivado por su propiedad accionarial, no necesariamente tendrá las habilidades, la información o el poder para hacer algo con dicha motivación. La participación en beneficios también hace que la retribución sea más variable, permitiendo ajustes en los costes de personal sin tener que recurrir a despidos.

La participación en ganancias difiere de la participación en beneficios en que está basada en las mejoras incrementales en los resultados de una unidad específica. Si la fábrica es mas eficiente en su uso de mano de obra y materiales, su personal participa en las ganancias económicas así adquiridas. Esto es así aunque los beneficios de la empresa en general bajen. ¿Por qué deberían verse perjudicados los empleados de una fábrica que han logrado ganancias en eficacia, si los problemas son de la economía?

Por una serie de razones, la remuneración contingente o eventual es importante. En primer lugar, simplemente porque es una cuestión de equidad y de  justicia. En segundo lugar, la remuneración eventual ayuda a motivar el esfuerzo, porque la gente sabe que participará en los resultados de su trabajo.

Fuente "La Ecuación Humana" Jeffrey Pfeffer

0 comentarios: